¿Cómo saber las medidas de tu corpiño?

Paso 1: medir el bajo busto

Medir el contorno con una cinta métrica por debajo del busto. No ajustar la cinta.
El número en cm que obtengas, te dará el número de talle.

Paso 2: medir el busto

Volver a tomar la cinta pero esta vez colocarla sobre la parte central, la más saliente del busto.
El número en cm que obtengas te dirá cuál es la taza.

Paso 3: Chequear tus medidas en la tabla

Buscar la medida de contorno de bajo busto en los números indicados en amarillo en la siguiente tabla.
Una vez encontrada, buscar hacia abajo la medida de contorno de busto en los números indicados en verde en la siguiente tabla.

Ejemplo 1:

Si tu contorno de bajo busto es 95 cm (entre 88 – 97): tu talle es 38
Y si tu contorno de busto es 104 cm (entre 104-111): tu taza es B
Tu talle Maidenform entonces es: 38B

Ejemplo 2:

Si tu contorno de bajo busto es 95 cm (entre 88 – 97): tu talle es 38
Y si tu contorno de busto es 107 cm (podés encontrarte entre 104-111 y entre 106-113): entonces tu taza está entre B y C. Te recomendamos probar ambas tazas para ver con cuál te sentís más cómoda.

¿Estoy usando el talle correcto ?
Comprobá el calce de tu corpiño.

 

Breteles:

Los breteles deben permanecer en su lugar sin apretar ni resbalarse. Gracias a los breteles ajustables, podrás regular y así conseguir el ajuste correcto del corpiño. Si aun ajustando los breteles estos se caen, es posible que estés usando una medida de corpiño equivocada.
Los breteles de Maidenform tienen un grosor y una tensión especial, en función al talle, permitiendo un mayor sostén del busto.

Contorno:

El contorno proporciona la mayor parte del soporte del corpiño. Tiene que quedar bien pero sin ajustar. Deberías poder colocar un dedo entre el corpiño y tu cuerpo. El corpiño no se debería subir.

Tazas:

Las tazas deben estar completas y lisas, sin que el busto se desplace hacia los costados. Si parecen vacías, te recomendamos revisar el largo del bretel. Y si aun así siguen pareciendo vacías, es probable que necesites un tamaño de taza más chico. Si ves derrames en los costados o en la parte superior de las tazas, es posible que necesites un tamaño de taza más grande o un corpiño diseñado con mayor cobertura.

Si usás corpiño con aro, los aros deben cubrir todo el contorno del busto. Es muy importante que no se claven en el busto.

IMPORTANTE:

La medida del corpiño no es constante. Probablemente no uses el mismo corpiño que usabas hace cinco años. Muchos factores pueden afectar el tamaño de tu corpiño, además de la marca o el estilo que elijas, incluido el aumento o la pérdida de peso, la rutina de ejercicios y el embarazo. Te recomendamos que midas el tamaño de tu busto antes de comprar un corpiño nuevo.